Con la vida adelante

sábado, 20 de diciembre de 2008 | |

Hay días en los que la vida te zaradea de tal manera que parece que no hay forma que de ésta te levantes. El jueves fue uno de esos días: lleno de estréss, con silencios angustiantes, con miradas indiscretas, con amenazas veladas, que al final se cumplieron. Un día que parecía no llegar a su fin. Cuando en la noche, ya sentado por fin en la mesa de mi casa, me pudé tomar una cerveza en silencio, recordé todo lo que había pasado a lo largo del día,y solo pude pensar que todo era un mal sueño, algo que no me había ocurrido a mí, sino a alguién más. Una pesadilla.

Sin embargo esto no era cierto: era yo el que ya no tenía trabajo. Era yo el que estaba esperando un hijo y el que tenia que hacerle frente cientos de gastos.

Hace una semana todo parecía diferente: El futuro pintaba promisorio, las ideas y los proyectos fluían.

Ahora solo queda seguir para adelante, la vida sigue, y como dici Pedro Juan Gutiérrez, no queda otra cosa que seguir luchando. O dejarse morir. pero yo creo con la vida siempre adelante.

1 comentarios:

Anuar Zúñiga Naime dijo...

All things most pass. Además no estás solo hermano.
Un abrazo