Memoria

martes, 30 de junio de 2009 | |

1

No puedes esperar a que el tiempo no se vaya,
a que las huellas dejadas por tus labios sobre mi piel
nunca cicatricen.

La espera dificulta todo.
Porque la memoria es frágil,
agua que fluye.

Atrapar con palabras los instantes,
imagenes quemadas a fuego lento,
frases que vuelan alto,
pájaros atrpados en las fauces de un gato.


2

Un beso,
un instante,
un encuentro: estar debajo de tus sábanas, sin saber bien que hacer.
Detenido,
congelado.

Un beso que lo rompe todo,
lo encuentra todo.

3

Piel que se encuentra,
se conoce,
se busca,
se recononoce.

Palabras dichas al oído,
entrecortadas.

Cuerpos a la deriva,
arena,
noches de insomnio en las que las palabras brotan del centro de
la tierra.


4

Noches construidas de cuerpos que agonizan.

La vida detiene su paso,
no hay espacio para el aire,
la sangre que ahoga nuestros gritos.

Hay que sumergirse en el silencio de un corazón que galopa
para entender el paso del tiempo,

comprender el placentero dolor que significa morir lentamente,

una y otra vez,

en un movimiento bamboleante,
barco que se hunde en las profundidades
de unos brazos color tierra,
color mar,
color aire.

5

Escribirlo todo,
atraparlo todo,
porque la memoria es frágil
y el tiempo no se detiene.

Atrapar con mis palabras tus besos,
tus silencios,
la mirada seria de tus ojos.

Atrapar con palabras el gozo de nuestros cuerpos,
el silencio de nuestros encuentros.

No dejar que el tiempo enmohezca nuestros adioses.
No dejar que la humedad se apoderé de nuestras noches.
No dejar que el tiempo agote nuestros sueños.

No dejar que el sueño se apoderé de la memoria.

5

Caer en picada sobre los fines de semana,
ahogarnos,
perdernos y caminar sobre una isla desierta,
isla de aire y tiempo,
de tardes de lluvia,
de cines cerrados,
de pelo húmedo y tlacoyos.


6

Escuchar en silencio la respiración de la noche.

Escuchar en silencio los ruidos de las casas vecinas.

Tardes de domingo,
calles vacías,
cielos oscuros.

Escuchar en silencio el tiempo detenido,
la silenciosa húmedad de la tarde.

7

Escribirlo todo,
atraparlo todo,

poque la memoria es frágil
y el tiempo fluye,
se nos escurre entre las manos.

Agua que corre,
lava que se concentra,

tiempo que se esfuma,
se detiene.

Ser transparentes como el aire,
ser como el agua que fluye,
que viaja,
se va.

Atraparlo todo.

3 comentarios:

dèbora hadaza dijo...

Soy fan de esto:

Atrapar con palabras los instantes,
imagenes quemadas a fuego lento,
frases que vuelan alto,
pájaros atrpados en las fauces de un gato.

un abrazo

javier moro dijo...

Gracias Deborah.

Un abrazo

Lirva Pan Dulce dijo...

El 5 tira para ser un buen texto, me cae...


***